Que no regalar a un triatletA

Se acercan las navidades de manera inexorable, y con ellas se acerca la fecha en la que nos visita Papa Noel y Los Reyes Magos. Falta muy poco para que nuestro árbol de Navidad, la zapatilla o los calcetines se llenen de regalos. La verdad es que compadezco a Noel, Melchor, Gaspar y Baltasar si tienen que regalar algo a alguno de mis compañeros triatletas, y seguro que tendrá que hacerlo porque todos nos hemos portado muy bien este año.

Y es que regalar algo a un triatleta es muy complicado, hay cientos, por no decir miles, de cosas a elegir y cada una de ellas en diferentes estilos, colores, tallas y especificaciones para una distancia concreta de triatlón o situación de carrera… Es por eso que vamos a intentar facilitarlo, no recomendando cosas, sino descartando muchas de ellas para intentar reducir al mínimo las posibilidades y acertar…

Lo primero de todo decir que hay un regalo que nunca fallaría, pero no creo que, aun a pesar de la magia, nos puedan regalar «tiempo». Creo que a la inmensa mayoría de nosotros nos falta tiempo para entrenar, nunca es suficiente, y sí consigues hacer un entrenamiento decente es a costa de perder horas con tus seres queridos.

Lo segundo, en el triatlón, la inmensa mayoría nos peleamos por mejorar nuestros tiempos, por lo que cada segundo que ganamos en carrera es fruto de optimizar cosas (Material más eficiente, menos peso, mejor flotabilidad) y mejorar nuestra forma física con entrenamientos. Somos unos «obsesos» de mirar hasta la última especificación técnica, tenemos miles de datos en la cabeza y es complicado acertar en lo que queremos. Somos unos apasionados de este deporte y está en nuestra cabeza muchas horas al día. El problema es que está tan presente en nuestro día a día que no queremos aturdir a nadie con todo lo que se nos pasa por la cabeza y no contamos la mitad de lo que pensamos.

Lo tercero, algo que caracteriza al triatleta es el «postureo», nos gusta ir como un pincel, si el mono de nuestro equipo es de un color todos los demás componentes tienen que ir en la misma línea. Si usamos una determinada marca, solemos usarla hasta que encontramos otra que se adapte mejor. Y nos encanta personalizar…

Con estas tres características ya hemos descartado muchas cosas, nada con muchas especificaciones y siempre con colores acordes a nuestra equipación. Para no arriesgarse con los colores, lo idoneo es un regalo en el que el color no tenga importancia, algo para los entrenamientos, que es cuando menos nos fijamos en los colores. Espero haber podido aclarar las ideas de Sus Majestades y del Señor Papa Noel.

¡¡Feliz Navidad a todoS!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *