Primera salida en aguas abiertaS

Ayer salí a nadar por primera vez en aguas abiertas…. Fue una distancia corta, 500 m, pero suficiente para darme cuenta de lo duro que es. No somos conscientes de lo que ayuda el volteo en la piscina hasta que nos metemos en el mar.

Las primeras sensaciones fueron de mucha flotabilidad, el agua estaba como un plato aunque bastante turbia… La sensación con el neopreno es de qué tienes menos movilidad, pero te adaptas rápidamente. Encontré un tanto complicado encontrar referencias, la idea era ir hasta una boya roja y regresar a la playa, pero cuando me quise dar cuenta estaba llegando a una amarilla, así que cambié de planes y fui a la amarilla. Después de girar en la bolla, se me empañaron las gafas y dejé de tener referencias en la playa, por lo que tuve que detenerme para mojarlas y continuar. A la vuelta, a pesar de tener ya las gafas limpias y tener una buena referencia  notaba como perdía muy fácilmente la dirección, lo provocaba la entrada de olas a la playa y la corriente, una sensación extraña.

Las sensaciones al llegar fueron de cansancio y de tener la sensación de que esto va a ser muy duro. A la hora de quitarme el neopreno lo hice con calma y resulto sencillo, excepto los tobillos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *