Lauredal verde

Técnica de carrerA


Hoy he salido a correr, había que sacar partido a una pequeña tregua que nos dio la lluvia y me puse toda la indumentaria que tengo de invierno para poder resistir las temperaturas. No resultó muy bien, porque la intención era correr en la playa durante una hora y tuve que hacer una parada en boxes para evacuar líquidos. La verdad es que tanto frio, la brisa del mas soplando suavemente, las olas con su ir y venir, y que me hidrate en exceso para  resistir la hora entera, no era una combinación muy buena. Una vez ya interrumpido el entrenamiento, en vez de volver a la playa me fui a Lauredal a ver qué tal me encontraba después de combinar arena, asfalto, tierra y hierba en un mismo entrenamiento. El resultado es que la cintilla iliotibial izquierda comenzó a dar la lata al llegar a los 30 minutos de superficies variadas. Era algo que me esperaba, y para intentar saber el porqué de las molestias me llevé el móvil para hacer unas grabaciones a cámara lenta y así poder ver si estoy haciendo algo mal en la técnica de carrera. Primero hice una grabación frontal por si el motivo es que mis aductores son más fuertes que mis abductores. Esto en el vídeo se vería si mis rodillas estuviesen muy cerca durante la carrera formando las dos piernas una especie de “X”.

Este es el vídeo.

Por lo que se ve en el vídeo, creo que ese no es el motivo. Entonces para comprobar si era otra cosa decidí mirar mi pisada desde el lateral.

En la vista lateral, “aunque aún no estoy del todo seguro”, creo que cuando estoy cansado comienzo a modificar la pisada y utilizo mucho el talón, por lo que el punto de apoyo al pisar está más adelantado que el punto de inercia del cuerpo. Esto provoca una sobrecarga de impactos en rodilla y cadera por no aprovechar la amortiguación natural del pie, y por tanto, esta puede ser la causa de mis molestias en la cintilla iliotibial.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *