Ventana metabólica

La ventana metabólicA


¿Qué es la ventana metabólica? Seguro que la mayoría de la gente ha notado alguna vez que después de hacer algún ejercicio de larga duración se tiene un hambre que os llevan los demonios. Tal vez algunos de vosotros se toma unas cuantas jarras de cerveza sin apenas inmutarse para ponerle remedio…

Os explicaré que es lo que ocurre. El cuerpo es muy inteligente y sabe lo que tiene que hacer en cada momento, el metabolismo en sí, funciona mediante reacciones bioquímicas. Durante el ejercicio los músculos consumen glucógeno, que no deja de ser la gasolina que nos hace funcionar. Este glucógeno se acumula en parte en los músculos, para tener una reserva inmediata de energía, y en el hígado, este va a la sangre y realimenta los músculos en los que estamos demandando más gasto. Como todos los combustibles, tenemos unas limitaciones de almacenamiento, que varían en función de lo entrenados que estamos. Pues bien, en el momento que el glucógeno comienza a agotarse, el cuerpo comienza a usar otros tipos de combustible: grasas, proteínas, etc. Esas proteínas que demandan los músculos no dejan de ser los propios músculos que se consumen a sí mismos para seguir funcionando, ese proceso de consumo muscular se denomina catabolismo.

Pues bien, cuando finalizamos el entrenamiento y hemos pasado por ese cambio de combustible, el cuerpo al ver que ya no se demanda más energía entra en modo anabólico, o lo que es lo mismo, de recarga de energía y pide a tu cabeza que te alimentes para recuperar esas reservas de glucógeno muscular y hepático. Ese proceso de recarga es a lo que se le llama ventana metabólica.  ¿Qué ocurre si no te alimentas durante la ventana metabólica? Pues lo que ocurre es que ese modo de recarga no se detiene y el cuerpo sigue transformando lo que tiene más a mano en glucógeno, es decir, transforma los músculos y grasas en glucógeno.

¿Qué debemos hacer? Pues lo más idóneo según los nutricionistas es recuperar ese glucógeno con aportes de 3/4 de hidratos de carbono y 1/4 de proteínas para recuperar lo perdido. Y la cantidad irá en función de la cantidad de calorías consumidas. Con este aporte de comida conseguirás que el entrenamiento sea del todo productivo y no pierdas masa muscular aparte de otros muchos beneficios.  ¿Cuánto dura la ventana metabólica? La ventana metabólica suele comenzar a los 15 minutos después de finalizar hasta los 45, a partir de ahí desciende progresivamente hasta las 3 horas.  Con toda esta información se puede aprovechar esta ventana metabólica para muchas cosas, renovar el glucógeno para una competición, conseguir que los entrenamientos sean productivos y lo más importante de todo, evitar las lesiones por desgaste muscular….

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *