Meta CNSO 2015 debut

Mi primer triatlóN


Ayer fue un día muy especial, mi primer Triatlón. Después de pasarme toda la noche en vela, repasando transiciones, visualizando la carrera, el recorrido y acordandome de la coca cola que me había tomado en la cena; al final, sonó el despertador, las 07:30 de la mañana y comenzó el baile. Lo primero un desayuno fuerte, para que las reservas de energía duren lo máximo posible, ducha y salgo a por los dorsales. Al llegar a la playa ya veo el recorrido señalizado con cinta y los primeros participantes preparándose. Me preocupaba el tema del chip blanco, pues no tenía portachip, finalmente te lo entregaban con el chip. Buscar mi número de dorsal en el tablón y mostrar DNI. Me entregaron un sobre con el dorsal, las pegatinas para bici, casco y guardarropa; y una camiseta del evento. El dorsal que me tocó fue el 95, soy un poco maniático con los números y el 95 no entra dentro de mis favoritos.

De vuelta en casa tocó ponerse a prepararlo todo… Perforar dorsal para colocarlo en el portadorsal. Pegar la pegatina en la tija del sillín, quitar el portaherramientas de la bici y las luces, colocar las zapatillas el las calas y sujetarlas con las gomas. Pegar las pegatinas del casco (Yo pegue dos a los laterales y otra detrás, pero en control de material me avisaron de que es delante). En la mochila metí la ropa de cambio, el neopreno, las gafas, el spray antiempañamiento, los geles y barritas, el sobre con el gorro y la pegatina del guardarropa y el chip con porta ya preparado. Hora de ponerse el tritraje, las zapatillas para correr, una sudadera por encima. Preparar el bidón para el tramo de bici y listos para ir a boxes.

Llegue a boxes y me pararon en control de material, me pidieron que me colocase el casco para comprobar si abrochaba bien, correjir lo de la pegatina del casco, comprobar frenos y tapones del manillar, DNI y para el área de transición. Una vez en mi sitio, muy justo, nos echamos unas risas con la música que nos habían puesto mientras lo colocabamos todo. Me puse el neopreno hasta la cintura, deje la mochila en el guardarropa y a buscar a mi compi por el club. Le había puesto el antifog ya a las gafas de natación y buscando el grifo para aclararlas me lo encontré con un café tamaño industrial. Me presentó a un amigo que también estaba empezando. Esperamos un rato, y nos terminamos de colocar los neoprenos, un chapuzón y a ver como salían las chicas.

Comienza la carrera, me coloco detrás y a la izquierda, para evitar el agobio del primer giro a derechas. Ya en el agua miré hacía los lados, a mi izquierda vi a alguien que se me acercaba pero rectifico la dirección, miré a mi derecha y ví a otro que avanzaba totalmente cruzado y en dirección de colisión, me frené y vi como se daba de lleno contra el que estaba a mi izquierda, no pude evitar reírme. Tenia vía libre, me sacaban todos ya unos metros, así que coger mi ritmo, buscar referencias y a darle, la primera boya coincidía con dos grúas del puerto. Antes de llegar a la primera boya, me uní a un grupo y dimos el giro sin problemas. Buscó la segunda boya y la referencia “otra grúa”, parece echo a posta. Las sensaciones en ese momento eran de que los brazos no me respondían del todo bien, bajé un poco el ritmo y sin parar hasta el final, “que esto es muy largo”. Miré a los lados y ví que el grupo en el estaba se apartaban hacia la derecha, miré la referencia, busqué la boya y me dí cuenta de que voy en buena dirección, el grupo se habia desviado. Seguí hasta la segunda boya y me uní de nuevo al grupo. Noté durante unos metros que alguien me está tocando los pies. Al girar en la segunda boya me tragué unos litros de agua. Me notaba con la tripa inflada y me costaba respirar, creó que he tragado aire. Intenté relajarme un poco y controlar la respiración. Seguí nadando y llegué a la rampa, intenté ponerme en pie pero aún es profundo y tengo que seguir hasta que puedo tocar suelo con las manos. El suelo esta resbaladizo, entre los gritos de la gente escuchó a alguien que dice que “lo peor ya pasó”, “que razón tienes”. Me busqué la cremallera y me bajé el neopreno hasta la cintura sin dejar de correr. Intenté poner el pulsometro en ciclismo, pero la lío y paré la sesión, inicie una nueva. Llegó al área de transición y busco mi sitio. Justo allí estaba un amigo para darme animos. Hablamos un rato mientras me quitó el neopreno. Me pongo el casco y cojo la bici, buscó la línea de monta y un juez me avisa de que no llevó el dorsal, me paro  a ponerlo y continuó. Llegó a la línea de monta y me subo. El tuneado que le hice a las zapatillas funciona perfectamente, me las voy ajustando durante un rato. A los 400 metros de entrar en el circuito me adelantan como un obús y no me da tiempo casí a ver de quien se trata. En la bici me veo flojo flojo en comparación con las máquinas que me adelantaban sin parar, me tomó un gel, bebo un poco. Y a medio circuito veo a mi colega que viene de vuelta. Estoy sólo sin grupo y de los últimos, pero de igual, porque he venido a disfrutar y a terminarlo. A la vuelta del circuito consigo echar un gas y puedo coger ya algo de mejor ritmo. Al lado del final de vuelta me encuentro a los colegas animando.

Segunda vuelta de bici, los animos me han venido muy bien, bajo una velocidad y subo la cadencia de pedaleo para no ir tan trabado, que después hay que correr, me encuentro con un chico en la misma vuelta que yo, le dije de hacer grupo, pero me dice que va fatal y que siga. Termino la segunda vuelta y ahí estamos, veo como ya la parte pro se mete para hacer la transición y a mi aún me queda una vuelta. En la rotonda donde se da la vuelta me encuentro con una chica que va Desfondada y la ánimo. A otro colega con el hijo y un accidente de varios compañeros de fatigas. Ya sólo queda media vuelta, intento forzar un poco, pero ya voy justito. Al final de la rampita de Natahoyo me desabrochó las zapatillas y me preparo para la transición. Colocó la bici, me quito el casco y me salen disparadas las gafas, juraría haberlas puesto por debajo de las correas del casco pero no… Me pongo las zapatillas y las gafas, giro el dorsal y a correr. La primera sensación fue de congestión total del glúteo y del bíceps femoral, me acordé de que eso suele ser los primeros km así que seguía un rato.

A la salida de boxes pude ver que daban agua, cogí una botella y le pegue un buen trago, estaba como caldo, así que me refresqué y abrí el segundo gel que me fui tomando todo el camino, me tuve que parar un segundo a estirar cuando ví a mis chicas ahí al lado animando. Miré los tiempos y ví que salvo catástrofe llegaba antes del tiempo de corte, una sensación de satisfacción me dijo que ya estaba todo echo. Mis niñas animando, yo terminando en tiempo, al final de la segunda vuelta un juez me dijo que me quedaba una y no pude reprimirle y le dije riendo “Ya ya”. Durante la última vuelta fui animando a todo el mundo. Y al final aún me dí el lujo de esprintar un poco. Brazos en alto con los índices apuntando al cielo, imitando a Javier Gomez Noya y con un doble significado. Acordandome de Cesar y José, amigo y familiar que murieron hace poco.

Al final, el crono oficial 1:41:22:90. En resumen, más feliz que una perdiz por haber terminado, y un día genial después disfrutándolo en familia. Eso sí, agotado y con las rodillas pidiendo descanso a gritos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *